lunes, 7 de abril de 2014

Esclava: Capítulo 1

Publicado por kia chia en lunes, abril 07, 2014
Reacciones: 
2 Achuchones

Bienvenida a "Papa Escuela"

 "Entre los papeles de mi padre no logré hallar nota alguna que me guiara. Solo me había dejado sus cargas encima, confiando, al parecer, que yo decidiera continuar con su legado. Un legado lleno de deudas y paredes que arreglar. Bocas que alimentar y educar.

Y, al parecer, las deudas no esperaban a cobrarse ni aunque sus restos estuvieran recientes en su fria tumba".



Entonces, ¿cuán alta es la cifra que mi padre le debe, señor...?


Matt Drew, señora. Y más bien, permítame decirle, que era yo quien le debía algo a su padre.

Dianna se volvió y observó las roidas ropas del hombre, las chanclas, sus barba, sus largos y descuidados cabellos.

¿Está usted bromeando, señor Drew?



No. En absoluto. Tengo una carta que lo demuestra, firmada por su padre, señora. Que mi aspecto no la confunda.


Dianna se acercó a la mesa y tomó la carta entre sus manos, leyéndola una y otra vez para asegurarse de que era correcto lo escrito en ella.

Es la letra de mi padre, sí. Según sus palabras, he de aceptar su ayuda en la escuela, porque su nombre aparece también en las escrituras de éste hogar- Dianna frunció los labios-. Eso impedirá que yo decida venderla o no. Sin embargo, ese es todo el trabajo de su existencia. No tiene más poder. Mas he de permitirle vivir aquí.



Así es, señora. Con una simple habitación será suficiente.

¿Y tiene usted empleo? Aunque su aspecto responde por usted atajó. Voy a darle una oportunidad. Ya que por su presencia no puedo vender éste lugar y, que al parecer usted ya lo conoce, se encargará de éste lugar. Es decir: Trabajará para mí.


Como si tengo que ser su esclavo, señora. Lo haría con mucho gusto.


Una sonrisa maliciosa cruzó el rostro de la joven.



Buena idea. Ahora, retírese. Arregle su aspecto y pongase algo más... acorde al lugar. Mañana comenzará su primer día.

El hombre cabeceó afirmativamente y, con una misteriosa sonrisa, abandonó la estancia. Justo en ese momento, otra joven entró. Dianna suspiró.



Zira Akai, ¿verdad?- La joven asintió-. Soy Dianna Donovan, la directora.


"Decir directora iba a convertirse en una rutina odiosa... ¿Ha donde habíamos llegado? ¿Hasta dónde me estaba arrastrando mi padre? Primero los papeles de la mansión: No solo era yo la heredera del lugar, si no el hombre que había llegado en plena noche era también parte de la herencia, con el único motivo: impedirme abandonar éste lugar.

Y lo segundo: Asegurarse de que la llegada de chicos no terminaba con Zira Akai.

No recordaba al padre de la chica y seguramente, sería uno de los tantos amigos que mi padre tenía desperdigados por el mundo. Fuera como fuera, no podía echarla. Ni podía decirle que el lugar iba a ser destruido, porque tenía las manos atadas".



Tu documentación está en mis manos, Zira. Tu padre se encargó de avisar a mi padre de tu llegada. Creo que ya te han dado una habitación y todo, ¿verdad?

-Sí.

Bien. Mañana informaré a todos de la situación del hogar. Solo me queda decirte "Bienvenida a papá escuela".

Gracias y... ahm, una pregunta, señora.

Dispara.

¿Puedo remodelar mi habitación?
Dianna suspiró.

Siempre y cuando la escuela no tenga que gastar nada en ello, eres libre de decorar como desees.
La muchacha sonrió y dando un salto, salió del despacho. Dianna volvió a la ventana, con la mirada perdida.


Y de nuevo aquí...
Al día siguiente...
 
"Las cosas no habían ido como yo quería. Y mucho menos, como el señor Donovan esperaba. Aunque todavía recuerdo su sonrisa cuando hablaba del carácter de su hija. No se equivocaba. Era una mujer de armas tomar, que no permitía que nadie la pisoteara y que las cosas fueran a su ritmo.

Recuerdo como el hombre me suplicó que permitiera poner la escuela a mi nombre, temiendo la respuesta de su hija cuando él falleciera. Quizás un plan en contra de ella. Quizás algo por lo que terminaría odiando más a su progenitor. Pero ese hombre me salvó la vida y no iba a volver la espalda a su herencia".
-Ella quiere que cambie. Pues cambiaré. Primero, una ducha.
-Bien lavadito. El sobaco...

"Miré la ropa sobre el filo de la mesa, y suspiré. Demasiado tiempo llevando trapos simples y sucios. Cambiar por este motivo, era el comienzo. El comienzo en meterme en la leonera, la boca del lobo, o como Donovan deseara llamarlo".
-Adios pelo.
-Barba arreglada y ahora.... la ropa.
-Y... ¿un traje? ¿Está de coña?
-Señor- alguien llamó a la puerta-, le esperan en el aula en cinco minutos. La directora comenzará el día con una charla.
-Genial. Iré enseguida.
"A hacer el payaso..."


En el aula...

"Los asientos no podían estar más vacios..."

-Buenos días a todos, soy Dianna Donovan, hija de vuestro antiguo director. Seré la que lleve las riendas de éste hogar a partir de ahora. Veo que sois...
-... menos de lo que esperaba.
"Asientos vacios, miradas perdidas a otro lado, alguna que otra lágrima todavía. Menudo caos estaba montado en éste lugar".
-Bueno, tenemos una última incorporación, así que nada dice que no puedan venir más. Cambiando de tema, ya conocéis a vuestros profesores, así que hoy solamente tengo que daros dos indicaciones.
-Supongo que se refiere a Catie y... al bombón a su lado- puntualizó la joven con lentes.

"Dallas, una joven huérfana, qué, según su ficha, fue abanadonada por su madre en el cementerio siendo tan solo un bebé".
-Exactamente. Catie ya trabajaba aquí y suele encargarse de, quizás, demasiadas cosas. Sin embargo, Matt Drew es una incorporación nueva. Trabajará para mí personalmente- miró de reojo la cara aburrida el muchacho-, apartir de ahora, cada vez que necesiten acudir a mi por un tema que no sea un castigo, hablen primero con él.
-Eso significa, imagino, que usted será nuestra tutora, pero de lejos, ¿no?

"Ritto, el hijo no deseado de un modelo hacia dieciseis años. Al parecer, su historial estaba lleno de algunas advertencias, pero mi padre nunca escribió por qué".

-De lejos y de cerca. Primero necesito instalarme y ponerme al día con todo- respondió Dianna, armándose con toda la paciencia que podía-. Por supuesto, crearé un horario para tutorias extras.
-En pocas palabras: no tenemos nada.

Dianna miró hacia el final de la clase, al joven de la camisa vaquera.

"Karter. El mayor de todos ellos, recién cumplidos los dieciocho. La nota en su historial más resaltada era <<Guiarle en su nueva vida>>".

-Solo será durante unos dias- aclaró firmemente-. Comprendo que estéis dolidos y que ahora mismo queráis morder a todo el mundo que os tienda la mano que no sea mi padre. Pero el destino nos ha puesto en el mismo camino por algún motivo.

"Un motivo que espero poder descubrir antes que me vuelva loca".

-Así que, un poco de paciencia.

-Esta mujer no sabe lo locos que estamos todos, ¿verdad?- cuestionó Neil. Circ suspiró.
-Neil, por favor... así la asustarás.
-Vale, vale- suspiró el joven de cabellos lilas.

"Neil, un joven recogido por mi padre cuando falleció su única tutora, una anciana mujer enferma de cáncer que murió sin poder dejar lista su herencia hacia el joven. El estado se quedó con todo y Neil terminó en la calle, huyendo de los orfanatos y terminando en los brazos de mi padre.

Y Circ, hijo de unos artitas de circo ambulantes que perdieron a su hijo en uno de sus viajes. Mi padre lo recogió y le ofreció buscar a sus padres, pero al parecer, el chico se negó".
-Oye, Gitanita, eso significa que no tendremos que abandonar el lugar.
-Por una vez tienes razón, Taison. Pero no te emociones o...
-Ahora podremos ser felices siempre juntitos- cortó el muchacho.

"Taison, se desconocen quienes son sus padres biológicos, aunque mi padre sospechaba que eran unos terroristas.

Diéreis Dauson, gitana mestiza, hija del fruto de una violación a una hembra gitana. La madre, su tutora, se suicidó al ver que su hija había nacido con el cabello pelirrojo del padre".
-Frena, galán, o terminarás empotrándote contra la pared de la vida- intervino Minerva. Katie esbozó una sonrisa divertida mientras que Taison intentaba una frase para defenderse.

"Minerva, hija de padres desconocidos. Según las notas de mi padre, es imposible encontrar a su progenitor sin soltar millones de por medio.

Katie, hija de una artista importante, que, cuando dio a luz, le robaron a su hija (katie). Gastó dinero en buscarla y cuando Katie dio de lleno en Papa escuela, la mujer logró su deseo, pero la adolescente decidió continuar viviendo en su hogar de acogida para que su madre, con libertad, pudiera continuar con su carrera artística".
-Venga, chicos, en serio, tomároslo en serio. Será gracias a todos que esta escuela continue adelante. Hoy tendréis el día libre, pero mañana empezarán las clases de nuevo. Descansad lo que necesiteis y después, poneros las pilas.

Dianna aceptó los reproches y las protestas.

-Karter- nombró- cuando puedas, ven a verme al despacho. Hay algo que necesito aclarar contigo.
-Bien, por alguien tenía que empezar a cortar- musitó Karter.
-Jo, ya las has cagado, Karter- se burló Taison.
-¡Taison!- Regañó Catie desde su posición. El peliazul tragó.
-Tsk, a ver si le da un tajo en la picha corta que tiene...
-¡Zira!- Exclamó alertada D.D con cara de sorpresa. Zira bufó.
-Vale, vale.

Dianna bufó.

-Eso ha sido todo. Podéis iros.

La clase no tardó en desear marcharse. Dianna miró por encima de su hombro hacia Matt y con un simple gesto, le indicó que la siguiera.
-Espero que la ropa sea de su talla, señor Drew.
-Lo es- confirmó el hombre-. Aunque no sé por qué un traje.
-Porque le haré pasar por mi mayordomo, señor Drew.
-¿Perdone?- Cuestionó con sorpresa Matt. Diana esbozó una ligera sonrisa.
-Cuando le explique la razón lo comprenderá.

 "Lenta y pausadamente, expliqué mi plan. Esperaba que fuera prometedor y que él estuviera de acuerdo. Confiaba en que sus ganas de mantener "Papa Escuela" con vida, fueran suficientes como para aceptarlo. Dada mi posición, yo no podía ejercer el cargo que estaba otorgándole, porque no podría moverme con tanta facilidad. Pero él sí.

Drew me escuchó pacientemente, detrás de mí, y aunque yo estaba ansiosa y un poco preocupada, decidí confiar en él. Al fin y al cabo, mi padre confió en él, no en otra persona".
-....- el silencio del joven provocó que la mujer se volviera, inquieta y ansiosa. Drew meditó pacientemente, habiendo absorbido cada palabra.
-¿Y bien?- cuestionó hastiada.
Drew levantó la mirada hacia ella.
-Lo haré. Seguiré su plan. Pero...
-¿Pero?- Exclamó irritada.
Matt dio un paso...
-Cuando sea necesario- comenzó-, usted me obedecerá. Cuando esté en peligro, se pondrá detrás de mí. Y cuando sea necesario... 

-Usted será mi ama.


 

. Template by Ipietoon Blogger Template | Gadget Review